La iglesia de San Esteban en Villanúa, está edificada sobre un antiguo templo románico.

En el casco histórico de Villanúa encontramos la iglesia de San Esteban, construida durante el siglo XII. De su primitiva fábrica románica no quedan apenas vestigios, debido a la reforma y ampliación que se llevó a cabo durante el siglo XVIII, cuando se dotó al templo de una nueva nave, así como de capillas laterales decoradas con una importante colección de retablos barrocos. El templo está cubierto mediante bóveda de cañón, su planta es rectangular y consta de dos naves, una principal de mayores dimensiones y una lateral, separadas ambas por un pilar en el que se apoyan arcos de medio punto.

En el lado norte encontramos dos capillas rectangulares que se comunican con la central mediante arcos de medio punto. Al sur se abre la portada por donde se accede al templo, resguardada por un pequeño pórtico adosado a la torre campanario.

En el retablo mayor destaca la obra escultórica dedicada a San Esteban, de principios del siglo XVII, obra del importante escultor Juan de Ruesta, así como la talla románica dedicada a Nuestra Señora de los Ángeles, fechada a finales del siglo XI, y que conserva su policromía original. Destaca también el lienzo que preside el retablo de la Inmaculada Concepción, de mediados del siglo XVII, que sigue el modelo habitual con la virgen como encarnación de la mujer.

 

Por: Javier Cano Álvarez