Larrosa, en el Valle de la Garcipollera, fue abandonado durante los años sesenta.

Tras dejar atrás Acín, continuaremos por la pista hasta cruzar el río, y poco después, a nuestra derecha encontraremos una nueva pista cortada al tráfico desde donde tendremos que continuar a pie unos tres cuartos de hora. También podemos acceder a Larrosa desde la ermita de Santa María de Iguácel