Acín, en el Valle de la Garcipollera, fue abandonado durante los años sesenta.