El puente de San Miguel, es sin duda uno de los monumentos más emblemáticos de Jaca.

A las afueras de Jaca, junto a la carretera que conduce al Valle de Aí