El paseo de la Cantera de Jaca, entre árboles centenarios y ardillas, es un fantástico lugar para pasear.

El Paseo de la Cantera es el encargado de recibir a los peregrinos que llegan desde Francia por el Valle del Aragón