Monasterio de las Benedictinas

Monasterio de las Benedictinas

Index > Jacetania > Valle del Aragón > Jaca > Monasterio de las Benedictinas

En el casco antiguo de Jaca, el monasterio de las Benidictinas conserva los únicos restos que quedan de la antigua muralla.

En el mismo lugar donde antiguamente se emplazaba el primitivo palacio real, adosado al único tramo de la muralla que se conserva encontramos el Real Monasterio de las monjas Benedictinas, también conocidas como “las Benitas.” Con el trazado de la ciudad ya claramente definido, allá por el año 1077, el rey Sancho Ramírez decide trasladar la residencia real a una zona más céntrica, exactamente al solar ocupado en la actualidad por la Torre del Reloj. Años antes, su padre Ramiro I había establecido su castro real en el extremo oriental de la actual calle Mayor, conocida en aquella época como Decúmano.

Desde el Monasterio de Santa Cruz de la Serós, a instancias de rey Felipe II llega a Jaca en 1555 una congregación Benedictina, fundando un nuevo monasterio sobre la antigua iglesia subterránea de Santa María, también conocida como de San Salvador. Un poco más tarde, en 1579 se amplía el recinto con la incorporación de la iglesia Alta o de San Ginés, cedida a la comunidad eclesiástica por esta cofradía.

A consecuencia de la reforma y ampliación del año 1730 de la iglesia de San Ginés, tan solo se conserva la portada románica. En el interior podemos admirar el sarcófago de Doña Sancha, traído hasta aquí desde Santa Cruz de la Serós. Éste, es de piedra esculpida y está considerado como la obra maestra de la escultura funeraria aragonesa, y en él distinguimos desde motivos caballerescos hasta una alegoría del alma de la difunta transportada por dos ángeles.

 

Por: Javier Cano Álvarez