En la iglesia del Carmen de Jaca, destaca su fachada de piedra labrada.