Canfranc, en el Valle del Aragón. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Se trata de una población joven, los edificios más antiguos se edificaron a principios del siglo XX, coincidiendo con la construcción de la Estación Internacional de Canfranc, el túnel de casi ocho kilómetros y la línea ferroviaria.

Después del complejo de Candanchú, junto al puerto de Somport, Canfranc-Estación es el primer núcleo que encuentran los peregrinos. Volcada en el sector servicios, la población ofrece una variada oferta hotelera y gastronómica con establecimientos de carácter familiar. Durante el invierno, su situación, muy cerca de la cabecera del Valle del Aragón, junto a las estaciones de esquí alpino de Astún y Candanchú, y la de esquí nórdico de le Somport, ofrece un gran abanico de posibilidades, siendo muy conocida la zona del Barranco de Chinipres por los amantes de la escalada en hielo.

El resto del año cuenta con una amplia red de senderos, con 27 recorridos señalizados a través de 300 kilómetros. Los diferentes caminos están divididos según la dificultad y el tiempo necesario para completarlo. A la salida, en dirección sur, encontramos el túnel de Canfra