Un muro de piedra, es lo que queda del castillo de Candanchú, eso sí, las vistas son espectaculares.

Pasado el complejo de Candanchú por el Camino de Santiago, encontraremos un puente de madera que cruza el río Aragón. Junto a él, sobre un peñasco vigilando las cercanas ruinas del antiguo Hospital de Santa Cristina, encontramos los restos del castillo de Candanchú.

Desconocido por la mayoría pese a su gran importancia histórica, fue mandado construir por el rey Jaime II de Aragón en un estrecho desfiladero sobre el río, con la intención de defender así el antiguo puente medieval (del que todavía podemos observar los arranques junto al río), el hospital y cobrar también los impuestos aduaneros sobre las personas, animales o mercancías que cruzaran el puerto de Somport.