La iglesia de San Juan Bautista en Aratorés, está edificada sobre un antiguo templo románico.

La iglesia parroquial de Aratorés está construida sobre un anterior templo de origen románico del siglo XII, del que tan sólo se conserva la cabecera. El resto del edificio se debe a una gran reforma y ampliación llevada a cabo en el siglo XVII.

Está edificada con mampostería y presenta una sola nave cubierta a dos vertientes  rematada con ábside semicircular, cubierto éste con bóveda de cuarto de esfera. El altar mayor está decorado con un retablo barroco, y adosada a la cabecera se encuentra la sacristía. A los pies, encontramos la torre.

El elemento que más llama la atención es la portada, no por ella en si, que consta de una sencilla arquivolta abierta en el muro sur, sino por los elementos que aparecen junto a ella. Coronando la puerta de acceso encontramos un crismón trinitario de seis brazos, y junto a él dos lápidas de arenisca. La primera de ellas procede de una ermita cercana, data del año 901 y muestra símbolos apocalípticos. La segunda hace referencia a un difunto llamado Atto.

 

Por: Javier Cano Álvarez