Siresa, en el valle de Hecho, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

A unos dos kilómetros y medio de Hecho, en un idílico lugar junto al río Aragón-Subordán encontramos a 880 metros de altitud la pequeña población de Siresa, ya muy cerca de la cabecera del valle de Hecho.

Los dólmenes que abundan por el entorno nos sugieren que desde muy antiguo hubo presencia humana en las cercanías de Siresa, cosa de la cual podremos informarnos en el Centro de Interpretación del Megalitismo que encontraremos en la carretera de la Selva de Oza. Más tarde, durante la época romana existió un asentamiento ligado a la calzada romana Bearn-Cesaraugusta (Zaragoza) que cruzaba el Pirineo por el  puerto del Palo.

El lugar está relacionado muy íntimamente con la fundación del condado de Aragón. En el año 833, el conde Galindo I bajo la protección del imperio carolingio se estableció en el Valle de Hecho, fundando sobre un antiguo monasterio visigodo el hoy ya desaparecido monasterio de Siresa, convirtiéndose éste en un importante centro cultural donde fue educado el rey Alfonso I el Batallador, y del que actualmente se puede visitar la magnífica iglesia de San Pedro. Hasta mediados del siglo XII todo el Valle de Hecho y especialmente Siresa recibía el gran flujo de peregrinos que accedían a la Península Ibérica por esta zona del Pirineo, pero con la ampliación del condado y posterior reino se favoreció la ruta por el