Embún, en el valle de Hecho, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Dejamos atrás la Canal de Berdún para internarnos en el Valle de Hecho. El primer núcleo de población que encontramos es el caserío de Embún, emplazado sobre una colina a unos 800 metros de altitud desde donde domina la ribera del río Aragón Subordán y donde se cultiva una pequeña pero muy apreciada judía blanca conocida como boliche.

Aunque su origen es mucho más antiguo y hay que buscarlo en los celtas que habitaron esta región, la población aparece documentada por primera vez en un antiguo documento del Monasterio de Siresa en el año 867.

Su elevada situación junto a la entrada del Valle, le confería un claro papel estratégico en la defensa del reino, primero contra las invasiones navarras y más tarde durante la invasión francesa con motivo de la Guerra de Independencia.

Fue señorío hasta la desamortización de Mendizábal a mediados del siglo XIX, época en la que contaba con unos 670 habitantes. Como es habitual, con el paso de los años ha ido perdiendo población hasta llegar a los aproximadamente 150 habitantes con los que cuenta en la actualidad. Las calles, a diferentes niveles se articulan en torno a la Plaza Mayor donde encontramos la Iglesia de San Martín. Las viviendas populares están construidas en su mayoría con mampostería destacando las portadas de piedra, adinteladas la mayoría.