La iglesia de San Pedro en Sinués, se halla edificada sobre un antiguo templo románico.

El crismón que luce en el tímpano de la portada es el único vestigio que queda del primitivo templo románico. Edificada durante los siglos XV y XVI está construida con sobrio sillarejo. Presenta una sola nave dividida en dos tramos que se cubren mediante bóvedas de crucería. El espacio remata en ábside poligonal.

El altar mayor está presidido por un retablo barroco y junto a él, adosada a la cabecera, encontramos la sacristía. A los pies del templo aparece un coro elevado. Al exterior, la torre del campanario, de tres cuerpos de altura. En el lado izquierdo de la nave se abren dos capillas comunicadas entre si, la primera de ellas, aunque mucho más sencilla, recuerda de algún modo a la de San Miguel en la Catedral de San Pedro de Jaca.

La portada de acceso al templo se encuentra cobijada por un atrio y consta de un arco de tres puntos (carpanel) decorado con motivos vegetales. En este  lugar luce el crismón trinitario de siete brazos de origen románico, bastante deteriorado.

 

Por Javier Cano Álvarez