Bestué, en el Valle de Puértolas. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

La naturaleza calcárea y abancalada del paisaje que protege la localidad en todo su alrededor, proporciona un aspecto espectacular al lugar de Bestué. Elevado a 1.228 m de altitud y con acceso desde Puértolas, Bestué nos ofrece la noble visión de un pueblo entregado a la magnitud de la naturaleza que lo rodea.

Su arquitectura, adaptada a los cortes abruptos de la montaña, dibuja unos edificios hechos a la medida del terreno y el paisaje, una arquitectura pirenaica que, entre otras cosas, se define por su simbiosis material y ornamental con la dureza de una tierra que vive en las alturas.

Entre las viviendas más destacadas, la casa fuerte de Antón Barrau, obra de mitad del siglo XVI, con fachada renacentista, vanos decorados, etc., que configuran uno de los ejemplos mejor conservados de la provincia. Pero también merecen mención Casa Petí y Casa Juan Murillo, ya que ambas forman un paso abovedado, estructura característica del Sobrarbe. Muy cerca se halla la iglesia, obra del siglo xvi dedicada a San Pedro.

Otros reclamos del lugar que merecen visita son: la ermita de la Virgen de Barrio, la ermita de San Juan Bautista, ambas del siglo XVI, y el crucero cercano a la fuente, obra del siglo XVIII. Bestué celebra sus fiestas en honor a San Miguel.

 

Por: María Escribano Román