Badaín, en el Valle de Puértolas. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Apenas a un kilómetro de distancia de Lafortunada, a 700 m de altitud Badaín se muestra como un privilegiado mirador.

Su caserío, que se desarrolla muy cerca de la desembocadura del río Irués en el ya caudaloso Cinca, mira hacia el sur y conserva buenos ejemplos de característica arquitectura pirenaica junto a otras edificaciones de nueva construcción.

Sin duda llama la atención el hermoso ejemplo del románico del siglo XII, la parroquial de Nuestra Señora, cuyos orígenes se rastrean en su antigua cabecera trebolada, aunque su estructura primitiva queda enmascarada por reformas posteriores de los siglos XVI y XVII.

Badaín celebra sus fiestas en honor a la Natividad de la Virgen.

 

Por: Laura Armario