Muro de Roda fue construido durante los inicios de la reconquista.

Histórico término cuya configuración señala su origen medieval, término en el que se agrupaban varios núcleos del entorno. Ubicado a 1.107 metros, Muro de Roda posee acceso por pista desde Tierrantona, perfectamente señalado.

Estratégicamente elegido, Muro Mayor, como se llamaba antaño, formaba parte de la línea defensiva y de control que los reyes cristianos, a la cabeza Sancho III el Mayor, construyeron en los inicios de la Reconquista en tierras aragonesas. De hecho, Muro fue centro político, religioso y militar del Valle de La Fueva desde el siglo XI.

El conjunto castrense reúne en sus 150 metros de amplitud varias e interesantes construcciones: la iglesia de Santa María al norte, junto a la imponente torre vigía, la ermita de San Bartolomé y el castillo propiamente dicho.

La fortaleza todavía aprovecha los escarpes del terreno y la irregular geografía como barreras naturales, incorporando el resto de edificios al mismo objetivo de protección. Conserva todavía el camino de ronda, aunque el tiempo no pasa en balde, y podría perderse sin las atenciones adecuadas.

La iglesia de Santa María forma parte del sistema defensivo; sus tres ábsides forman una cabecera-parapeto que refuerzan esta función. El templo data del siglo XII y fue construido siguiendo el modelo de Roda de Isábena, en la Ribagorza, aunque las reformas posteriores han camuflado esta primigenia estructura de tres naves, tres ábsides y sus correspondientes criptas.

La torre anexa a la iglesia de Santa María forma parte de las reformas del siglo XVIII. De la primitiva torre románica, de perfil circular, apenas se conservan unas hiladas, junto a los ábsides.

Cabe mencionar que en las obras de restauración de 1997 se encontraron las actas de consagración del templo en una lipsanoteca; actas que se conservan y exponen en el