Charo, en el valle de la Fueva. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Poco antes de cruzarnos con la carretera de Aínsa-Campo, hallaremos desde Tierrantona un desvío bien señalizado que nos llevará hasta el lugar de Charo, a 741 metros de altitud.

El caserío se encuentra dividido en dos pequeños barrios, siguiendo la línea de otras poblaciones de agrupamiento disperso, y se caracteriza por la buena conservación del mismo constituyendo uno de los mejores ejemplos de arquitectura popular del Sobrarbe. Destaca casa Cosculluela, del siglo XVII, con puerta adovelada y aspilleras en la fachada, o casa Mora, del siglo XVII, con pequeño escudo en la clave del arco que engalana la entrada.

También merece mención la abadía, por su hermosa portada del siglo XVI, o casa Baltasar (siglo XVI), por sus enormes dimensiones.

La iglesia de San Martín es un templo de configuración abigarrada, aunque su ábside románico no crea duda, así como la usual ampliación con capillas en el siglo XVI y XVIII.

Charo celebra sus fiestas el día 11 de noviembre, para San Martín, aunque también el primer día de mayo para San Salvador, sin olvidarnos de la romería de San Salvador, el 6 de agosto.

 

Por: Laura Armario