Serveto, en el Valle de Bielsa. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Ubicado a una altitud de 1.250 m, y formando parte de ese pequeño valle o zona lateral al Valle de Gistaín, llamado “La Comuna”, terrenos en los que también se inscriben las poblaciones de Sin y Señés, se eleva Serveto.

Su caserío sigue las características de la arquitectura montañesa, no sin sensibles cambios en los materiales, que modifican ampliamente los perfiles autóctonos de sus edificios, anulando cierto encanto y naturalidad.

Destaca la casa Torreada del siglo XVI que se eleva en cuatro plantas con hermosos vanos. Otra de las casas que nos llama la atención posee un horno saliente en la primera planta, otorgándole una curiosa fisonomía al edificio.

La iglesia de San Félix corresponde a los siglos XVI y XVII, de un estilo potente y soberbio. Junto al barranco de Mon se conservan los restos del antiguo molino de Zapater.

Serveto celebra sus fiestas en los primeros días de agosto.

 

Por: Laura Armario