Linás de Broto, en el Valle de Broto. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Articulada sobre la ladera en declive que dibuja La Serreta, a 1.232 m de altitud, se halla Linás de Broto, una aldea organizada en torno a tres agrupaciones de viviendas o barrios: el barrio Alto, El Bico y La Bajera, aunque hoy día la vida y la actividad se centran en el primero.

El visitante llegará a Linás a través de señalizado desvío en la N-260, y reconocerá al llegar la belleza de un lugar que se asoma al valle del río Ara desde uno más pequeño, el valle formado por el río Sorrosal.

Su caserío dibuja calles estrechas y cortas en declive, jalonadas por buenos ejemplos de arquitectura tradicional pirenaica, como casa Prache, del siglo XVII, o casa Camón, del siglo XVIII. Digna de mención, la puerta adintelada con arco conopial del Consistorio, datada en 1575.

La iglesia de San Miguel dibuja estructura y perfil emparentados con otros ejemplos de la ribera del Ara, con cabecera tripartita de testero plano. El curioso también podrá acercarse a las ermitas de San Benito y San Antón, o al puente de La Pasata.

Linás de Broto celebra sus fiestas el 20 de Enero y el 29 de Septiembre.

 

Por: María Escribano Román