La iglesia de San Miguel, en Linás de Broto, fue edificada durante el siglo XVI.

La parroquial de San Miguel fue levantada a lo largo del siglo XVI en dos fases distintas de construcción aunque hay algunos autores que afirman que la torre de la iglesia fue construida en el siglo XV para la defensa de la población sobre posibles incursiones francesas. La torre fue declarada Bien de Interés Cultural.

Ha sido objeto de modificaciones y ampliaciones a lo largo de los siglos. En la década de 1960 su interior sufrió una reforma radical aunque a comienzos del siglo XX se eliminó todo lo reformado durante aquella década volviendo así a la forma original del templo.

Construida en sillarejo con sillares en las esquinas y contrafuertes, la iglesia cuenta con planta rectangular, dos naves al interior, testero recto de triple cabecera siendo el central más ancho y sobresaliente en planta, casa abadía adosada a la construcción a la cual se accede a través de la nave, pórtico en la entrada y torre campanario. Las iglesias de testero recto y triple cabecera son habituales en la zona del río Ara durante el siglo XVI. El acceso se realiza por el lado sur. Un pórtico de tres vanos con arco de medio punto el central y cubierto con bóveda de cañón, y medio punto rebajado los dos laterales y abiertos, preceden a la puerta de acceso que consta de arco de medio punto dovelado en cuya clave aparece la inscripción AÑO 1587.

La decoración interior es muy simple, con enlucido y pintado en grisalla; tan sólo algunas zonas de la iglesia presentan decoración como la cabecera principal y el arcosolio mezclando simulaciones arquitectónicas con elementos decorativos vegetales.

Sin lugar a dudas el elemento más destacable de esta construcción es la torre defensiva de 15 metros de altura situada en el lado de la cabecera. De planta rectangular, presenta un solo cuerpo al exterior y varios pisos al interior cubiertos con techumbre de madera y tejado de losa. Presenta en sus caras varios órdenes de estrechas saeteras. En la zona más alta, en dos de sus caras, se abren dos pares de ventanas con arco de medio punto reservadas para las campanas.

 

Por: Laura Armario