La iglesia de San Miguel, en Linás de Broto, fue edificada durante el siglo XVI.

La parroquial de San Miguel fue levantada a lo largo del siglo XVI en dos fases distintas de construcción aunque hay algunos autores que afirman que la torre de la iglesia fue construida en el siglo XV para la defensa de la población sobre posibles incursiones francesas. La torre fue declarada Bien de Interés Cultural.