Asín de Broto, en el Valle de Broto. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Asín es uno de esos lugares con encanto adaptados completamente al entorno natural en el que se inscriben. Su estructura escalonada, con casas que se adaptan a los diferentes niveles del terreno, configura un entramado, cuanto menos, singular.

Entre el caserío llaman la atención algunos edificios notables con elementos característicos de la arquitectura pirenaica, destacando vanos conopiales, chimeneas troncocónicas y portadas adornadas con escudos y otros elementos ornamentales.

La iglesia parroquial de Asín responde a los cánones del gótico aragonés del siglo XVI, dentro de una factura sobria y popular. Sobresale la torre campanario y el esconjuradero del siglo XVI, para aliviar a la población de las tormentas que pudieran sobrevenir.

Otro de los monumentos de la zona dignos de conocer es la ermita de San Mamés, un edificio de carácter popular del siglo XVI, aunque muy modificado en el XVIII. Conserva en su interior una talla de Cristo Crucificado de gran calidad y delicadeza datada en el siglo XII.

 

Por: Laura Armario