Chisagués, en el Valle de Bielsa. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Bordeando la frontera francesa, a 1.400 metros de altitud, el perfil de Chisagües nos deja desbaratados; el paisaje cautivador y envolvente en el que se instala deleita al más taimado.

El pequeño caserío combina matices de raigambre francesa con aspectos característicos de la arquitectura pirenaica: la piedra y la pizarra. Destacan, por ejemplo, la casa Montaner, del siglo XVII, casa Garrot o casa Ferrer, con una impresionante chimenea troncocónica. La parroquial de San Bartolomé data del siglo XVII y se encuentra en un penoso estado de conservación.

Chisagües celebra sus fiestas el 24 de agosto, en honor a San Bartolomé.

 

Por: Laura Armario