San Lorién, junto a la Peña Montañesa. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Bajo la protección de la poderosa efigie de la Peña Montañesa se dibuja el breve pero hermoso perfil de San Lorién. El lugar se ubica en la carretera que une Arro con Laspuña, a una altura de 840 metros, en el punto más septentrional del territorio correspondiente al municipio de El Pueyo de Araguás.

El caserío, en leve escalonamiento, deja que saboreemos el característico hacer prepirenaico, con casas sobrias y robustas. Justo en la parte más alta se sitúa, algo alejada, la ermita o iglesia de San Lorenzo o San Lorién, una obra románica del siglo XII que los expertos asocian con la tradición lombarda. Uno de los aspectos más curiosos: un sillar que contiene la representación en bajorrelieve de un felino en acción, en movimiento. Pieza muy destacada dada la sobriedad del románico sobrarbense, poco dado a la ornamentación.

Celebra sus fiestas el 10 de agosto, para San Lorenzo.

 

Por: Laura Armario