El Pueyo de Araguás, junto a la Peña Montañesa. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Asentado a 699 metros, en una de las lomas que se encuentran entre las estribaciones de la Peña Montañesa, concretamente en su ladera sur, sobre el barranco de el Soto, encontramos este entrañable rincón medieval llamado el Pueyo de Araguás.

El sabor medieval de sus calles y de su caserío atrae al visitante desde el primer instante, y es que todo el conjunto urbano se conserva, salvo pequeñas variaciones, tal y como fue concebido en el siglo XVI. En él, la calle de Santa Cruz vertebra la población y nos lleva desde la iglesia, hasta una rinconada ciega que comunica con unos pasos abovedados donde dos casas merecen nuestra contemplación: casa de Lueza y casa Salvador.

Flanqueando nuestros pasos destacan otras construcciones en el caserío, como casa Coronas, con su portada adovelada y su ventana con arquito conopial, y por supuesto, la única que ostenta el honor de ser la más antigua vivienda construida en el Sobrarbe.

La iglesia de la Invención de la Santa Cruz, parroquial de estilo gótico aragonés del siglo XVI, se encuentra dominando un amplio espacio, la plaza central del pueblo. Destaca la soberbia torre de aspecto defensivo, que culmina en esconjuradero, y la portada, que abre en arco de medio punto entre pilastras y rematado en frontón clásico.

Celebra sus fiestas el 3 de febrero, en honor a San Blas, y el 15 de agosto, para la Asunción de la Virgen.

 

Por: Laura Armario