El monasterio de San Victorián, junto a la Peña Montañesa, fue durante siglos uno de los mayores centros de sabiduría en Aragón.

San Victorián constituye todo un hito histórico y artístico para el Sobrarbe y para todo Aragón. Un espacio religioso y simbólico olvidado hasta hace muy poco tiempo, un aspecto muy común que se repite con demasiada frecuencia sobre nuestro amplio y rico patrimonio cultural, evitando así su difusión y puesta en valor.

El entorno en el que está ubicado este antiguo monasterio no puede ser más sobrecogedor, por su variedad y su monumentalidad, ya que ahí está la perpetua mirada de la Peña Montañesa, una mirada que invita a la espiritualidad y el recogimiento.

Investigadores como A. Durán Gudiol relacionaron los orígene