Labuerda, junto a la Peña Montañesa. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

El marco resulta incomparable: la Peña Montañesa nos sirve de guía en nuestro viaje, y también en la estancia, acompañando cada uno de nuestros pasos.

Su caserío nos muestra una disposición radial de calles y edificios tomando como vértice la plaza central. Entre sus calles descubrimos algunas casas notables, como casa Salinas, con interesantes ménsulas lobuladas del siglo XVI, o casa Notario, con magnífica bodega. Casa Lanau exhibe bella galería, y casa Lanzón nos sorprende por su ventana, donde se muestran orgullosos los rostros de sus propietarios.

La iglesia de San Sebastián es templo que corresponde a los cánones del gótico aragonés, aunque sufrió reformas en el siglo XVIII, y en la que se impone la presencia de su monumental torre. No muy lejos hallaremos la ermita de San Julián, obra popular del siglo XVII.

Celebra sus fiestas el 20 de enero y el 16 de agosto.

 

Por: Laura Armario