Sarratillo, en el entorno de Aínsa. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Se trata de una pequeña localidad, o barrio, de Santa María de Buil, con ocupación permanente, sobre todo gracias a la actividad emprendedora de casa Rámiz. A 840 metros de altura se despliega Sarratillo, y aunque en 1900 contaba con 53 habitantes hoy la cifra no es tan halagüeña.

Cuenta con unas ocho casas, la mayoría arruinadas, de entre las que destacan casas Juste y Mur, ambas construidas en el siglo XIX, como indican las dovelas fechadas de la puerta de ingreso. También cuenta con una pequeña ermita dedicada a San Pedro, aunque lo más sorprendente es el silencio, el murmullo del viento y la belleza del paisaje.

 

Por: Laura Armario