Gerbe, en el entorno de Aínsa. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Más de un centenar de habitantes daban vida a este hermoso pueblo del Sobrarbe; corría el año 1900. Pero quisieron el tiempo y los entresijos administrativos hundir esa vida. Sin embargo, la construcción del pantano de Mediano en la década de 1960 no mermó la voluntad y el empeño de los vecinos en rehabilitar la localidad.

En una amplia llanura se distribuyen una serie de casas bastante separadas. Hoy día, Gerbe se divide en dos barrios (aunque algunos indican tres grupúsculos de vivienda: Cabo el pueblo, Enmedio y Abadiado), comunicados a través de pasadizos cubiertos.

Destacan dos casas fuertes del siglo XVI, una de ellas presenta torre-vivienda señorial con una inscripción de la que no existe transcripción unánime. Mientras, casa Morillo ha sido recientemente reconstruida.

La abadía presenta estructura torreada. De esta antigua atalaya, parcialmente rehabilitada, destacan la puerta adovelada, el abovedamiento de las dos primeras plantas y los vanos de la última, aspilleras que miran a los cuatro puntos cardinales.

La iglesia de San Martín data del siglo XVI, información que nos da una inscripción situada en el mismo edificio: “1596 se hizo”. Este pequeño templo fue antaño dependiente del Monasterio de San Victorián. Famoso es el Aventadero del pueblo, desde el que las vistas son espectaculares.

Celebra sus fiestas el primer domingo de octubre.

 

Por: Laura Armario