Aínsa. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Capital del Sobrarbe junto con Boltaña, y emblemática e histórica localidad donde las haya, Aínsa, o L’Aínsa, nos hace levantar la vista, destacándose sobremanera su monumentalidad y empaque constructivo.

Y es que el enclave no puede ser más estratégico para ver realzada su belleza: la confluencia de los ríos Cinca y Ara, ambos vigilados por la Peña Montañesa, las Tres Sorores, las Tres Marías y la Sierra de las Tucas.

Elevada a 589 metros de altitud, su representativo castillo nos da la bienvenida desde el elogio de aquello que se sabe imprescindible de visitar. Se trata de una fortaleza de origen medieval, de hacia finales del siglo XI, aunque su aspecto actual corresponde a su reconversión como fuerte fusilero en el siglo XVI.

Una vez traspasado este primer espacio llegamos a su famosa plaza Mayor, una plaza-mercado porticada construida bajo los influjos del gótico aragonés, y que en época moderna perdió el lateral que lindaba con la fortaleza. Es en esta misma plaza donde se realiza bianualmente la celebración de La Morisma: la conmemoración de una legendaria batalla entre moros y cristianos de García Ximénez por el control de esta plaza tan deseada. Tras la leyenda no hay documento que apoye el mito, y es que la historia documentada de la ciudad comienza en 1127, cuando Alfonso I el Batallador otorga el fuero de repoblación a la localidad.

La plaza Mayor vertebra el espacio de todo el casco histórico, que bien merece una visita paciente y curiosa. En uno de los ángulos de este mismo espacio vertebrador se posiciona imponente la parroquial de Santa María, templo románico que llama la atención por su rigurosidad, su sobriedad decorativa y pureza volumétrica. Fue consagrado en 1181, conservándose en muy buen estado su nave única y su cripta, además de su paradigmática torre, a la que bien merece una subida por parte del visitante curioso: las vistas de la ciudad y de toda la zona próxima (embalse de Mediano, etc.) son imprescindibles para nuestro ojo fotográfico.

La estructura que presenta la iglesia de Santa María sigue modelos tales como el de la iglesia de San Martín de Buil, o el de la