En la plaza mayor de Aínsa, destaca la iglesia románica de Santa María.

Situada en el lado nordeste de la magnífica plaza porticada de la localidad, la parroquial románica de Santa María fue consagrada en el año 1181. De esta fecha datan la torre, la cripta y la iglesia.

Este magnífico conjunto, que merece la pena ser visitado, destaca por las dimensiones y a su vez por su sencillez en las formas. Sin duda es su torre, de grandes dimensiones, lo que la hace resaltar ya que desde ella el visitante puede disfrutar de bellas vistas. Además, esta torre sirvió de modelo a otras construidas en la zona, si bien es cierto que la de Aínsa tomó como modelo referente Santa María de Buil.

La iglesia, la torre y la cripta están fechadas en el 1181, año de la consagración, pero en siglos posteriores la construcción sufrió diversas modificaciones y ampliaciones como el claustro en el siglo XIII, las capillas del presbiterio y la bóveda de la nave en el XVI, o la sacristía en el siglo XVII. Construida en sillarejo y piedra sillar, la iglesia presenta planta rectangular con una sola nave al interior, presbiterio con capillas laterales y ábside semicircular.

La portada principal se sitúa en el lado sur de la iglesia. Está formada por cuatro arquivoltas que van de mayor a menor tamaño que apoyan sobre cuatro pares de columnas con capiteles y basas decorados con elementos vegetales muy arcaicos y epigrafía.

Una vez en el interior el visitante comprobará que la iglesia posee una decoración sobria y austera que no le resta belleza a la construcción. Su única nave se cubre con bóveda de cañón corrido y su ábside lo hace con bóveda de cuarto de esfera ligeramente apuntado. Mediante una puerta adintelada situada en el lado norte de la sacristía accedemos a una estancia cubierta con bóveda de cañón que a su vez tiene una pequeña puerta en arco de medio punto que comunica con una habitación del antiguo hospital adosado en un lateral de la iglesia.

Bajo la torre se sitúa la cripta. De pequeñas dimensiones, consta de tres naves de cuatro tramos divididos por seis columnas en el centro y doce columnas más adosada a los muros. Los capiteles de las columnas se decoran con elementos vegetales.