Eripol, en Biello Sobrarbe. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Instalada en un paraje idílico a 921 metros de altitud, la colina que acoge esta localidad le otorga un gran encanto, tanto por el escalonamiento que aporta a su sencillo plan urbanístico, como por la riqueza paisajística que nos ofrece.

Destaca en el barrio de la iglesia un frontón construido con enormes bloques de piedra, así como llaman poderosamente nuestra atención las esbeltas chimeneas, típicamente pirenaicas, la mayor parte de ellas restauradas en la década de los ochenta del pasado siglo XX, como la que engalana el perfil de  casa Domper.

La parroquial está dedicada a Santa Eulalia, construcción del siglo XVI. A la entrada de la población, completamente en ruinas encontramos la ermita de San Hipólito, del siglo XVIII.

Eripol celebra sus fiestas el 13 de agosto, para San Hipólito.

 

Por: Laura Armario