Castellazo, en Biello Sobrarbe. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Este es uno de esos sitios que maravillan al viajero que gusta perderse por las carreteras y los caminos. Y es que tomando la A-2205 encontraremos un pequeño ramal o camino a nuestra derecha, antes de llegar a Arcusa, cuyo final nos sorprenderá con la idílica aparición del lugar de Castellazo.

Aunque sufrió los azotes de la despoblación en la década de los años 60 del siglo XX, logró recuperarse bajo el empeño de los propios vecinos en la década de 1990.

Su caserío, típicamente prepirenaico (mampostería, teja, losa…), se distribuye en varios núcleos. La población continúa por la vía principal hasta el barrio del Río, situado en una hondonada en el norte del pueblo. Mientras, otra zona estaba formada por la iglesia, la abadía, y la escuela (“Casa de Ensenza”).

La parroquia está dedicada a la Epifanía, y aunque de origen medieval (ábside semicircular), fue reformada en los siglos XVI al XVIII. Destaca su esbelta torre junto con el atrio de entrada, aunque resulta desconsolador el estado de ruina en el que se encuentra en la actualidad.

También podemos disfrutar ante la contemplación de la ermita de Santiago, de carácter popular, fechada a mediados del siglo XVII.

Castellazo celebra sus fiestas en honor a Santiago, el día 25 de julio.

 

Por: Laura Armario