Guía de Villanova, en el valle de Benasque, sus monumentos, excursiones, aventura, restaurantes, hoteles.

El municipio de Villanova se sitúa entre la sierra de Chía y el Valle de Benasque, a orillas del río Ésera y a 966 metros de altitud. Cuenta con una población de 113 habitantes.

Parte de sus casas conservan la tipología de vivienda de arquitectura popular con piedra para sus muros y pizarra para sus tejados. Entre estas casa destacan casa Beltrán, construida en el siglo XVII y patio porticado; casa El Ríu, con la inscripción “AÑO 1568 PEDRO DEL PIN” en la clave de la puerta de acceso; y casa del Señor, del siglo XVIII y perteneciente a la casa Bardají.

El municipio cuenta con dos iglesias románicas, algo inusual: la de San Pedro del siglo XII y la de Santa María de los siglos XI y XII.

La iglesia de San Pedro muestra la tendencia a mezclar elementos lombardos y jaqueses que hubo durante la edad media en el territorio del Valle de Benasque. Construida en sillería presenta planta rectangular de una sola nave cubierta con bóveda de cañón y cabecera semicircular con arquillos ciegos al exterior y cubierta al interior con bóveda de cuarto de esfera. El acceso a la iglesia se realiza por una puerta de arco de medio punto y crismón trinitario sobre la clave. Posee un bonito retablo gótico al interior.

Justo en el lado contrario a San Pedro encontramos la iglesia de Santa María. Cuenta con nave única, capillas laterales a modo de crucero y cabecera semicircular. Se  diferencian distintas zonas en la iglesia ya que a lo largo de los siglos sufrió reformas y ampliaciones, así las zonas más antiguas son el ábside y la capilla sur decoradas con arquillos ciegos y lesenas-decoración lombarda- ; y del siglo XVI son la torre, el pórtico y la portada de acceso. La torre, situada en el lado sur, el cuerpo inferior es el original mientras que los otros dos pisos se añadieron en el XVI.