Guía de Urmella, en el valle de Benasque, sus monumentos, excursiones, aventura, restaurantes, hoteles.

Uno de los rincones más bellos del Valle de Benasque, ubicado en las últimas estribaciones del pico de Gallinero, es Urmella, un lugar sencillo pero encantador.

Su caserío, dividido en dos pequeñas agrupaciones, se caracteriza por su sabor pirenaico: casas de piedra, tejados de pizarra y portalones robustos y sobrios.

Merece la pena detenerse en su parroquial, dedicada a los Santos Justo y Pastor. Este templo formaba parte de un conjunto mucho mayor en origen, el Monasterio de los Santos Justo y Pastor de Aurigema. Del antiguo edificio sólo se conserva esta pequeña iglesia, muy destacada históricamente, cuya cronología nos lleva a la época del románico pleno, primera mitad del siglo XI. Y aunque las huellas de este estilo perviven, hoy día el perfil de la parroquia es fruto de diversas transformaciones, sobre todo del siglo XVII, momento en que se abre la nueva portada y se eleva la torre. Desgraciadamente el pequeño templo no está conservado todo lo bien que debería.

 

Por: Laura Armario