El Valle de Estós, en el Parque Natural Posets Maladeta, es ideal para conocer el Pirineo en familia.

De unos doce kilómetros de longitud aproximadamente, y cercado de cumbres que superan los 3.000 metros, el valle de Estós se abre como una brecha en diagonal a la cordillera pirenaica. Se trata de una ruta fantástica a través de la cual podremos conocer el Pirineo en su estado más puro.

Desde Benasque en dirección norte llegaremos hasta el parking de Estós. Señalizada con marcas blancas y rojas correspondientes al GR 11, una pista forestal se adentra en el valle remontando el cauce del río Estós. El magnífico estado de conservación hace de este lugar un maravilloso destino para observar los diferentes pisos climáticos. El agua de los ibones y glaciares alimenta multitud de arroyos y torrentes, que a través de cascadas y pequeños saltos de agua llenan de vida las orillas del río. Avellanos, arces, tilos o abedules, nos acompañan en todo momento, mientras a nuestra derecha, el Macizo de Perdiguero nos muestra sus espectaculares paredes verticales.

<