Llanos del Hospital, en el valle de Benasque, conocido por las ruinas del antiguo hospital, sus pistas de esquí y el moderno hotel Spa

En el puerto de Benasque, conocido también como el Portillón, se situaba el antiguo Hospital de Benasque. Aquí el significado de la palabra hospital no hay que entenderlo como un lugar donde encontrar enfermos sino como un lugar donde acoger a los peregrinos.

El Hospital de Benasque data del siglo XII, en plena Edad Media, y fue construido para facilitar el tránsito entre Francia y España. Los peregrinos tenían que atravesar duros collados durante el invierno y recorrer largas distancias, a lo que se le sumaba la precariedad de los ropajes empleados, no adecuados para la exposición prolongada al frío invierno. Estos peregrinos encontraban alojamiento y comida en estos hospitales que se extendieron por toda Europa en el siglo XII gracias a la orden militar de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, más conocida como la orden de Malta.

Este hospital fue punto de encuentro y de descanso para trajineros, contrabandistas, soldados, peregrinos, comerciantes, cazadores o pastores. En el siglo XVI el hospital pasó a ser propiedad de la Villa de Benasque y desde el siglo XVII este paso del puerto de Benasque se convirtió el más transitado.

Siglos más tarde, toda la actividad e importancia de este Hospital de Benasque cayó en el olvido y en la ruina debido al abandono del mismo tras la Guerra Civil española. Por fortuna, un grupo de emprendedores recuperó el edificio llevándose a cabo una reconstrucción en piedra, madera y pizarra respetando las costumbres constructivas de la zona y en la actualidad, en el mismo lugar donde se situaba el antiguo hospital, hoy se levanta un centro hostelero con las pistas de esquí de fondo de Llanos del Hospital.

 

Por: María Escribano Román