Guía de El Run, en el valle de Benasque, sus monumentos, excursiones, aventura, restaurantes, hoteles.

Apenas un kilómetro dista de Castejón de Sos la pequeña localidad de El Run.

A 830 metros de altura se asoma la belleza de este escueto enclave pirenaico, un perfil que se eleva digno desde sus muros de piedra y sus tejados de pizarra.

Su caserío luce repleto de arquitectura de calidad, típicas construcciones altoaragonesas que ascienden al cielo con sobriedad y elegancia y que no han perdido su armonía, a pesar de estar rodeadas de nuevas construcciones producto del boom inmobiliario de la primera década del siglo XXI.

El templo que señorea sobre el caserío es la iglesia de San Aventín, construcción de origen románico que fue reedificado en el siglo XIX; un edificio rectangular con puerta y espadaña a los pies. El edificio que muestra los intercambios artísticos con territorios vecinos, la riqueza que se vive en tierras colindantes, es el templo dedicado a La Virgen de Gracia; una ermita románico-lombarda realizada entre los siglos XI-XII, un ejemplo exquisito cuyos elementos la emparentan con las vecinas iglesias del valle de Boí, en concreto con Sant Climent de Taüll en lo que respecta a su torre. En definitiva, una experiencia maravillosa que no deben dejar escapar.

 

Por: Laura Armario