Guía de Chía, en el valle de Benasque, sus monumentos, excursiones, aventura, restaurantes, hoteles.

Su disposición, en una amplia terraza natural sobre la sierra de Chía, convierte la localidad en un magnífico mirador del valle de Benasque, divisando con fascinación la belleza de la Maladeta y todo el fondo del valle.

Su caserío nos habla de arquitectura tradicional pirenaica y del cuidado de sus gentes por guardar y mantener el entorno arquitectónico, humano y natural, es decir, una atención que encuadra todas las dimensiones, respetando y aunando cada una de ellas.

Sus casas de piedra y pizarra pueden fecharse en los siglos XVI y XVII, ejemplos históricos en los que destacan características que proceden del modelo de casa torreada.

La iglesia de San Vicente es obra del siglo XVI, reformada en el siglo XVIII y tras su parcial destrucción en la Guerra Civil, remodelada en 1964. Sigue el modelo habitual de iglesia de una sola nave con capillas laterales y torre a los pies. Destaca la existencia de un crismón reaprovechado en la puerta.

Dentro de la arquitectura religiosa destaca también la ermita de San Martín, templo del siglo XIII que consta de una sola nave, cuyo ábside semicircular presenta cornisa sustentada por canecillos, así como los restos de alguna lesena que articuló estéticamente el hemiciclo.

A escasa distancia de la localidad se abre un camino desde la carretera que conduce a la ermita de la Virgen. Se accede con el automóvil y les recomiendo con entusiasmo la visita, ya que desde la parcela en la que se erige podrán admirar todo el valle en preciosas vistas y perspectivas.

La localidad de Chía celebra sus fiestas el 8 de septiembre, día en que el visitante podrá disfrutar de la tradición y la riqueza etnológica de la zona.

 

Por: Laura Armario