Serradúy, en el valle de Isábena, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Digno y humilde se rinde ante nuestra mirada el sencillo caserío de Serraduy, localizado a 912 metros de altitud y dividido en dos por el cauce del río Isábena.

Desde la carretera, sorprende la ubicación y estructuración del caserío, y su encanto, irremediablemente nos lleva a desatar la curiosidad por esta localidad ribagorzana.

El primero de los barrios se desarrolla en la orilla izquierda del río, mientras que a 2 kilómetros al sur se sitúa el segundo barrio, que toma el nombre de Pou por ubicarse allí el puente que salva el recorrido de esta corriente altoaragonesa.

Las casas, de factura popular, se distribuyen de manera suelta, comunicadas por breves calles flanqueadas por huertos o pajares.

La iglesia de San Martín, aunque con orígenes románicos, fue muy reformada en los siglos XVII y XVIII, y gravemente afectada en la guerra civil española.

Algo similar le ocurre a la ermita de la Virgen de Feixa, templo románico del siglo XI que vio desmembrada su cabecera para col