Merli, en el valle de Isábena, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Merli es un lugar ribagorzano que se alza a 1.250 metros de altitud, contando con un marco paisajístico de gran valor, el pico Chordal, que protege el terreno pedregoso sobre el que se ubica este encantador pueblo altoaragonés.

Paseando por sus calles y empedrados notaremos la armonía de la que goza el caserío de Merli, destacando dos bellas casas nobiliarias del siglo XVI, casa Turmo y casa Coma. Ambas están compuestas por torre y vivienda unitaria, y se hallan caracterizadas por una sobriedad solo alterada por pequeños detalles ornamentales que se insertan en lo arquitectónico sin perturbar la armonía del conjunto: ménsulas, dinteles y ventanas bien trabajadas, o sencillos elementos escultóricos, como las figuras de los propietarios de la primera mansión mencionada. Junto a ellas se encuentran otras viviendas que corrieron peor suerte y cayeron en la nostalgia y la ruina.

La iglesia de San Antonio de Padua presenta un perfil que corresponde en su mayor parte con el estilo y el trabajo realizado entre los siglo XVI al XVIII. Aunque de época románica se conserva su portada, muy sencilla, situada al fondo del atrio y abriendo en arco de medio punto sobre rudimentarios capiteles. Llama la atención su puerta, con decoración de lacería mudéjar, algo poco habitual lejos del llano.

Uno de los reclamos más interesantes y atractivos de la zona es el famoso Menhir, ejemplar con más de 40.000 años de antigüedad que se inserta en una de las zonas más hermosas de las inmediaciones.

 

Por: Laura Armario