La iglesia de Santa María de Baldós, en Montañana, con su magnífica portada, es un perfecto ejemplo de transición entre los artes románico y gótico.