Betesa, en Ribagorza Oriental, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

En el extremo norte del municipio de Arén se encuentra Betesa, localidad que se alza a 1.100 metros de altitud y que goza de comunicación por pista asfaltada desde la N-230.

Su caserío y entramado urbanos, que acusan origen medieval, se adaptan a la orografía del terreno, en concreto a la topografía que dibuja la elevación de “El Castell”. Destacan entre los escasos edificios dos de carácter auxiliar, dada la ubicación bajo el alero de madera de una bella galería de arcos de medio punto.

La iglesia de San Juan Evangelista se encuentra algo alejada del caserío, y aunque guarda alguna que otra señal de su pasado románico, su perfil actual nos habla de un templo de los siglos XVI y XVII.

El curioso podrá visitar dos ermitas de gran valor histórico-artístico: la ermita de Santa Eulalia, un bello templo románico del siglo XVIII, desde cuya ubicación el visitante disfrutará de espectaculares vistas, y la ermita de la Virgen de Rigatell, que conserva su ábside románico y cuyo frontal de altar se expone en el Museu Nacional d'Art de Catalunya.

Betesa celebra sus fiestas el primer domingo de agosto, y por supuesto realiza la romería a la ermita de Rigatell el día 15 del mismo mes, en honor a la Asunción de la Virgen.

 

Por: Laura Armario