Pueyo de Marguillén, en el entorno de Graus, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

En el ribagorzano valle de El Sarrón, elevada a 535 metros de altitud, se despliega la pequeña localidad de El Pueyo de Marguillén.

Documentado desde el siglo XIII, su caserío muestra muy bien este origen medieval, conservando en el lugar los restos de las murallas en su flanco sur, hundiendo bien su cimentación en un pequeño cerro que pudo ser buen terreno para un desaparecido castillo; fortificación de la que se habla en documentos recogidos en la “Colección Diplomática de la Catedral de Huesca”.

De gran interés se presenta la parroquial de San Pedro, que conserva parte de la estructura que idearon los maestros medievales en el siglo XII: templo de una sola nave culminada en ábside semicircular cubierto por bóveda de horno, mientras el espacio rectangular cubre con bóveda de horno. En el siglo XVI se amplía el espacio con dos capillas laterales, se rehace la entrada y la torre se recrece hasta mostrar su potente perfil actual.

El Pueyo de Marguillén puede parecer un conjunto menor, sin interés, sin embargo, aunque en un principio dude si bajarse del coche, desde la carretera ofrece un perfil que anima a cambiar de opinión al respecto.

 

Por: Laura Armario