Rodeada de bosque y campos de cultivo, en la antigua frontera cristiano musulmana, se alza orgullosa la torre de Fantova.

Situada sobre un promontorio a más de 1.000