El puente de Abajo, en Graus, sorprende por belleza y dimensiones uniendo las dos orillas del río Ésera

Situado en el extremo sur del casco urbano, y también conocido como Pontarrón, puente de la Magdalena o de la Cruz, el puente de Abajo representa el ingenio de nuestra especie ante las dificultades, la fuerza constructiva y la belleza de la ingeniería medieval.

Aunque algunos han querido ver orígenes romanos, el actual puente data del siglo XVI, o incluso del primer tercio del siglo XVII, y presenta estructura bajomedieval: característico perfil de “lomo de asno”, apartaderos, tanto en los tajamares de planta triangular, como en los espolones circulares; una obra de piedra sillar elevada sobre el río Ésera, con tres ojos en arco de medio punto, mostrando el central mayor luz que los laterales.

Bello ejemplo de esa “arquitectura sobre el agua” que no deja indiferente a nadie, ya sea por la estructura, por lo angosto de la situación, por la complejidad, o por la belleza y brillante ejecución de nuestros ancestros.

 

Por: Laura Armario