El puente de Abajo, en Graus, sorprende por belleza y dimensiones uniendo las dos orillas del río Ésera