La plaza mayor de Graus, es un claro ejemplo del arte renacentista aragonés

La plaza Mayor constituye uno de los escenarios más concurridos de la ciudad, su imagen más conocida y espacio de esparcimiento y distensión de los ciudadanos de la Muy Noble y Muy Antigua Villa de Graus.

Tras conocer diferentes títulos, finalmente el ayuntamiento optó por unificar conceptos y concederle la única denominación de Plaza Mayor. Se trata de una plaza porticada que comenzó a fraguarse en el siglo XIV, aunque alcanzó su pleno diseño en el siglo XVI, de ahí que la mayor parte de los edificios sigan el modelo de palacio renacentista aragonés. En ella los inmuebles muestran tres tipos de sustentación: el arco de medio punto, el ojival y el dintel, un juego constructivo que lejos de resultar desintegrador, confiere unidad a la plaza.

Los edificios que han ido configurando el espacio son algunos de los más bellos y distinguidos de la villa: el ayuntamiento, la Casa Bardaxí, Casa Heredia o Casa del