Iglesias de San Miguel y la Compañía

Iglesias de San Miguel y la Compañía

Index > Ribagorza > Entorno de Graus > Graus > Iglesias de San Miguel y la Compañía

Sin duda, una forma de conocer la historia de Graus es hacerlo a través de sus templos.

IGLESIA DE SAN MIGUEL

Muy cerca de la iglesia de la Compañía, a su vez Espacio Pirineos, se encuentra la iglesia de San Miguel, un edificio de orígenes románicos, pero que fue profundamente transformado en los siglos XVI y XVII. Las huellas del núcleo primitivo han de rastrearse en su pared norte: los canecillos que sostienen el alero en esta zona.

La iglesia constaba originalmente de una sola nave, pero más tarde se añadieron otros espacios, como las siete capillas laterales cubiertas con bóveda de crucería, el crucero cubierto con cúpula sobre pechinas con linterna y el coro bajo a los pies con una solución similar en cubrición.

IGLESIA DE LA COMPAÑÍA

Este edificio muestra una sobria configuración y un magnífico trabajo de sillería.

Siguiendo el modelo de la iglesia del Gesù de Roma, primera iglesia jesuítica del orbe cristiano, el templo muestra planta de cruz latina, posee una sola nave, una serie de capillas laterales intercomunicadas y una tribuna levantada sobre las mismas, estructura fiel al Gesù.

El conjunto jesuítico grausino era más amplio en los siglos XVII-XVIII, periodo de su construcción, entre los años 1651-1726; aquello que ahora vemos es lo que queda del antiguo colegio e iglesia de la Compañía de Jesús en la Villa, una orden de gran expansión por el territorio aragonés, con gran poder adquisitivo y con un patrimonio envidiado por muchas otras órdenes religiosas de perfil más austero.

La iglesia se dedicó al Santo misionero navarro Francisco Javier, de hecho, su efigie se encuentra esculpida en la hornacina que hay sobre la puerta. El colegio de los jesuitas significó desde su fundación la consolidación de un centro educativo de gran importancia para el desarrollo de la zona, con la visita de grandes figuras de la cultura, como por ejemplo Baltasar Gracián.

El lento agonizar de la Compañía de Jesús y el impacto de la desamortización de 1835 acabaron por arruinar el monumento, y todo lo que el mismo significaba. La decisión de instalar en este desamparado monumento el Espacio Pirineos ha dado nueva vida al conjunto, restaurándose y llenándose de ideas y nuevos proyectos educativos, soci