En la parte más alta de la población de Graus, apenas se conservan los restos del antiguo castillo de origen musulmán.

De origen musulmán, algunos documentos hablan del castillo medieval de Graus, castillo del que apenas hoy quedan huellas visibles.

En estos escritos se dice que poseía una doble muralla y tres torreones que se alzaban sobre la que se denomina “Peña del Morral”. También contaba con una torre albarrana, un piso interior de despensa, uno de habitación y dos superiores para vigilancia y defensa. Otras dos torres completaban el conjunto, situándose el acceso en aquella que se localizaba al noroeste. La propia roca servía de base a la estructura, colocándose grandes sillares almohadillados unidos a soga y tizón por argamasa blanca de sal, para configurar el resto del conjunto.

Parece ser que Juan Bautista Labaña, famoso geógrafo que vivió y trabajo entre los siglos XVI y XVII, en su Itinerario del Reino de Aragón (1610-1611) alude a la existencia de una torre, de cuya base todavía se conservan algunos restos: una docena de hiladas de mampostería unidas con argamasa.

Desde el mirador acondicionado en la cima podrán observar dichas huellas del flamante pasado medieval de la villa.

 

Por: Laura Armario