Capella, en el entorno de Graus, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Este pequeño lugar de la comarca de La Ribagorza, Capella, asienta su irregular caserío a 526 metros de altura, a orillas del río Isábena y en el valle del mismo nombre.

Quizá lo primero que fascina al visitante es el impresionante perfil del puente del siglo XIII. Obra original, aunque con renovaciones del siglo XVI, es poseedor del más alto título patrimonial, Bien de Interés Cultural. Se trata de una obra de exquisita ingeniería que otorga monumentalidad y engrandece la entrada al lugar, equilibrando las fuerzas tradicionales y las modernas con respecto al paisaje.

El apretado callejero capellense sorprende por la belleza de alguno de sus rincones, con pasos volados y portalones, o por el contraste de edificios renovados y otros antiguos y tradicionales, que guardan portadas adoveladas y decoraciones destacadas.

En su parte más alta, la iglesia de San Martín, un edificio románico del siglo XIII. Consta de una sola nave rectangular, cabecera semicircular y bella portada con cuatro arquivoltas y decoración en los capiteles. Procedentes de una reforma del siglo XVIII son la torre, las capillas laterales y la sacristía. Al interior, cautiva el magnífico retablo del siglo XVI de Pedro Nuñes.

Capella celebra sus fiestas en honor al Santo Cristo. Son sus fiestas patronales, que tienen lugar el último domingo de agosto, destacando la pastorada de la noche del jueves, acto de gran valor tradicional y etnológico que no puede perderse.

 

Por: Laura Armario