Bellestar, en el entorno de Graus, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Su historia comienza asociada a uno de los caballeros que servía a las órdenes de Pedro I de Aragón, Fortún Dat, una historia que habla de tiempos en los que la intensidad de las batallas, por la conquista de estas tierras a los musulmanes, no hacía más que incrementarse.

Bellestar se ubica a 600 metros de altitud, en la margen izquierda del barranco de Maigualas, allí donde el caserío se adapta al terreno para agruparse alrededor de la iglesia. El entramado está renovado, al igual que muchas de las casas que lo configuran, sin embargo, guarda rincones bellos que conservan la pátina del tiempo, como algunos pasos abovedados.

La iglesia de San Roque es el eje de la población y abandera el espacio de la pequeña plazuela escalonada. Se trata de un templo del siglo XVI, de nave única rectangular, con dos capillas en el crucero y ábside plano, creando falsa planta de cruz griega. La sobriedad del exterior contrasta con un interior de mayo